Skip links

Killing Joke ‎– Change (Spiral Tribe Mix)

“El tribalismo esotérico de KJ recanalizado como technochamanismo

 

Ezequiel Fanego

Family Affair Discoteca #28
Álbum: Change (Spiral Tribe Mix)
Artista: Killing Joke
Año: 1992
Sello: EG
Pais: UK

La semana pasada se cumplieron 40 años del lanzamiento del primer disco de Killing Joke. Tengo muy presente la primera vez que escuché ese disco. CD comprado en Abraxas allá por el año 2001. Recuerdo darle play y sentir que el pulso de ese sintetizador me succionaba en un torbellino de energía primitiva. Algo parecido al comienzo de “Mass Production” de Iggy Pop, producido unos años antes en Berlín, sólo que en las decadentes ruinas urbanas lo que retumban ya no es el eco de los armageddones personales y colectivos del pasado sino los gritos de guerra del futuro.

Muy curiosa esta versión editada que incluye solo el sintetizador, las voces procesadas y las guitarras más atmosféricas. Despojado del pulso punk se perciben las ondas alienígensas que anticipan el futuro.   

Pero entre ese primer disco y el simple que recomendamos acá pasaron 12 años y lo que me vuelve loco de estas versiones de “Change” y “Requiem”, la primera a cargo del sound system raver Spiral Tribe (centrales en el movimiento inglés de las free parties) y la segunda de Greg Hunter y Thrash  (ambos productores vinculados a las primeras formaciones de The Orb), es cómo logran expresar de manera tan rotunda las mutaciones musicales y sociales de esas décadas. Y cómo logran además conectarlas.

Las Free Parties  llevadas adelante por el sound system raver Spiral Tribe recuperaba la tradición de los festivales hippies con la vida nómada de comunidades viajeras como los New Age Travellers.

A la distancia es común que uno tienda a separar esquemáticamente escenas, géneros, biografías, cuando en realidad están muchos más vinculados. Hya influencias cruzadas, experiencias que se retroalimentan o que se transforman para adaptarse a un nuevo contexto. De entre los varios aspectos que hacen de KJ una banda excepcional está justamente el hecho de que todos sus músicos y sus repertorios estéticos conectan distintas fases de la subcultura británica. En este sentido, y pese a la ineludible magia absoluta que condensa Jaz Coleman, me interesa especialmente la figura de su bajista, Youth, apodado así, claramente, en referencia a Big Youth, uno de los jamaiquinos más admirados por los punks británicos. El bajo de Youth fue un hilo conductor que conectó punk, dub y postpunk ­(es decir, cultura obrera blanca y con cultura negra inmigrante), como muchos otros bajos claves de aquellos años.

Mítica foto de  John Lydon junto a su ídolo Big Youth tomada durante su viaje iniciático a Jamaica.  

Martin Glover aka Youth fue además de bajista de Killing Joke, un muy activo agente de la cultura raver y ambient británica.  También fue uno de los responsables principales del afincamiento de la subcultura trance en Goa además de productor de artistas como The Verve, The Cult o Take That.  Amigo de la infancia de Alex Paterson, excelso DJ y la mitad más activa de The Orb, sus biografías se cruzan de manera casi poética. Paterson fue roadie de KJ y ofició de DJ en sus conciertos. Juntos fundaron un sello tremendo, WAU! Mr. Modo, en donde el dub se encontraba con el techno, la música industrial y el psytrance. Produjeron muchas bandas, hicieron remixes, dj sets, promovieron y tocaron en numerosos festivales de la naciente cultura raver y chill out. De alguna manera, y en paralelo a otras figuras como Jah Wobble o Adrian Sherwood, proyectaron la espesura estética y política del postpunk sobre la electrónica de los noventa. El tribalismo esotérico de KJ recanalizado como tecnochamanismo. Las dos reversiones de este disco expresan esta transmutación, pero especialmente la de Requiem lo tiene todo: el sintetizador original del tema extendido y transformado en una micropieza ambient en sí misma del que emerge al minuto 4 la sección rítmica, procesada con todos los recursos de la remixología dub.

Dejar comentario

Name*

Website

Comentario