Skip links

Family Affair Radio #13

Hoy salimos al aire con Diamin y KRZ. Esta vez nos propusimos traer de regreso la tensión de lo nocturno y revivir, por unos instantes radiales, ese momento de la fiesta, el club y la noche a través de un repaso por la cultura rave y la influencia acid. Pensamos que una manera de entender ese fenómeno tan explosivo como global y rizomático es circunscribiéndolos a lugares geográficos y escenas específicas. Es por esto que esta noche hemos decidido enfocarnos en UK y en Holanda: el primero como el caso probablemente más masivo de todos y en el que la rave alcanzó por primera vez su esencia contracultural con las ruinas del thatcherismo como telón de fondo; y el segundo como ejemplo de una escena paralela y con características muy intrínsecas y sitio-específicas, marcadas por la autogestión y una aproximación punk de guerrilla a la producción y la edición musical.

Con el apoyo logístico de la emisora Low Profile

Diamin se enfoncará principalmente en abarcar la evolución sonora que se vivió en UK en el intervalo de 1988-1992. Hará foco en cómo en los primeros años la importación de la música House, en especial de su subgénero Acid House, y el estilo de mezcla Balearic, desde Chicago e Ibiza respectivamente, revolucionaron la noche miles de jóvenes británicos. Una revolución no solo musical sino también química y social, en tanto que por esos años y en ese contexto también eclosionó la cultura del Extasis, entendida como la combinación de la música de baile con drogas sintéticas. Esta cultura, a diferencia de muchas otras más restrictivas, produjo un tipo de experiencia poco normativizada, que al mismo tiempo que promovía un fuerte sentido comunitario estimulaba los viajes personales. Cada individuo vive de manera casi intransferible el encuentro con el sonido, los destellos químicos, físicos y cerebrales y por sobre todo la libertad del baile. Para bajarlo a artistas, Djs y productores, hablaremos sobre y sonarán tracks de LFO, Danny Rampling, Dj Fiorito, 808 State, entre otros.

KRZ continua con la línea temporal, pero nos transportará geográficamente. La historia del sonido que nos interesa comienza en 1992, con un grupo de amigos squatters de La Haya (Holanda) que venían de años de realizar recitales punk y de música industrial en sótanos ilegales de la ciudad y son impactados por la música y estética de Underground Resistance (Detroit). Comienzan a hacer fiestas llamadas Acid Planet, donde ellos mismos vendían el ingrediente de la diversión. Luego de marcar su presencia distintiva, Guy Tavares (uno de los principales freaks de la escena) y sus colegas dan inicio a Bunker Records, con la idea de lanzar la música de su grupo Unit Moebius que al parecer nadie quería editar. Así nace un sello que hasta hoy es un ícono de la cultura underground mundial, influenciando a incontable cantidad de productores y DJs del (ácido) planeta. Unit Moebius, I-F, Legowelt, Rude 66, Luke Eargoggle, Andreas Gehm y The Hacker son sólo algunos de los artistas que son parte de la historia de Bunker, más una incontable cantidad de alias secretos y formaciones transitorias, producto de los interminables jams acid techno que grababan. En 1998 cierran temporalmente a causa de todo tipo de problemas mentales y económicos para resurgir un tiempo después con la serie 3000, que continúa hasta hoy. De este sello se desprenden los subsellos Acid Planet, Panzerkreuz y Atlantik Wall, que siguen lanzando nueva música y reviviendo (re-editando) material del pasado.

Paralelamente estaba el sello Reference Analogue Audio, propiedad de I-F, que compartía la misma raíz sonora, actitud y estética. De aquí se desprenden los subsellos Viewlexx (más conocido que su sello “madre”), Interr-Ference Communications, Murder Capital, Panama Records, entre otros. Bajo estas marcas editaron artistas como I-F, DJ Overdose, Gesloten Cirkel, Electronome y Novamen. Como en el caso de Bunker, muchos de estos lanzamientos son un (sub)producto de interminables jams y grabaciones grupales, casi siempre con I-F como ejecutor o intermediario, escondiéndose detrás de numerosos AKAs. Continúa en actividad hasta hoy y junto a Bunker siguen marcando una identidad inimitable, como una hierba mala que nunca muere, plantando la bandera negra del acid techno en el centro de Europa.

Dejar comentario

Name*

Website

Comentario